Es que Hall es un motor de plasma y una gran apuesta para llevar al hombre a Marte. Estos propulsores ya son usados actualmente por la NASA en satélites y sondas espaciales. La preferencia por este artefacto es debido a que consume 100 millones de veces menos de combustible que los convencionales. Por lo cual lo hace muy dúctil a la hora de explorar asteroides, el borde del sistema solar o para llevar astronautas a Marte. Y no solo eso, además el espacio para para el combustible es significativamente menor, lo cual permite llevar a los astronautas mayor cantidad de elementos pertinentes a la misión en sí.
 
 

Quienes tomaron la posta de la investigación han sido los científicos franceses del CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica). Es que la idea de ser quienes logren llevar una nave a Marte en 39 días no es nada despreciable. El mayor problema con el que se enfrentan actualmente los investigadores son las horas de funcionamiento; es que actualmente el Hall tiene unas 10.000 horas de funcionamiento y estas exploraciones requieren al menos de 50.000 horas de vida.
Actualmente, la CNRS está abocado al estudio de los propulsores “sin paredes” en base al Hall. Según Vaudolon, investigador del centro, esta tecnología aún no logra comprenderse completamente, por lo cual conlleva de costosos esfuerzos. Pero la mayoría de resultados en las pruebas no dejan de dar buenas perspectivas.
Anuncios