Hasta hace unas décadas el paradigma de aprendizaje era totalmente académico, piramidal y rígido. Pero cada vez el aspecto lúdico toma posesión de todos los espacios. En los primeros años de vida es muy clara la relación inseparable de juego y aprendizaje. Con el paso del tiempo muchas veces se deja de lado, olvidando todos los beneficios que provee este tipo de aprendizaje.

Hoy en día tenemos muchas más posibilidades de aprender o de enseñar a través del juego, en gran medida por la masificación de la tecnología, pero aun así olvidamos que no es solo un juego y le restamos importancia.

Está demostrado neurológicamente que aprender jugando ayuda a:

  • Desarrollar la creatividad, y con esto la posibilidad de encontrar respuesta a problemas que antes no habíamos enfrentado.
  • Estimula la atención, ayudando a poner todos nuestros sentidos en la problemática que nos ocupa.
  • ¡Divierte, a quién no le gusta jugar!
  • Reduce los conflictos, debido a que genera distención y no tensión como en la enseñanza tradicional.
  • Mejora la sociabilización, generando intenciones cooperativas más que competitivas.

 

Sin dudas no es fácil encontrar la metodología lúdica en todas las materias, sobre todo para adultos, pero si puede asegurar que es recomendable buscarla.

Anuncios